Alfombrillas

Cada vez que nos subimos al coche, se transfiere a él una gran parte de lo acumulado en nuestro calzado. Las alfombrillas siempre son un acierto porque se limpian cómodamente y a su vez protegen el material original del vehículo.