Se pueden montar porta esquís magnéticos en casi todos los vehículos del mercado menos en aquellos que:

-  Tengan un techo corto, con relieves (no liso) y/o muy curvado, ya que la distancia entre las bases magnéticas debe ser de aproximadamente 70cm. y deben asentarse totalmente planas en el techo limpio.

-  Tengan un techo de vidrio, puesto que este material no tiene capacidades magnéticas y seguramente el espacio restante es muy pequeño.

-  Aquellos vehículos que estén fabricados en aluminio.

-  Vehículos que estén pintados con pintura ecológica, ya que esta actúa como una pantalla impidiendo el magnetismo entre el vehículo y los porta esquís.

Si se siguen las instrucciones de montaje, los consejos de uso del producto y no se exceden las velocidades de marcha marcadas como límite por el fabricante, el producto cumple con todos los requisitos de seguridad exigidos, es más, el Cruz Aconcagua, cumple con la certificación TÜV GS, uno de los test más estrictos de seguridad a nivel europeo.